De ruta en mi 600…y la aventura de pertenecer al Club 600 Barcelona

Mi abuelo Julián se dedicó al arte de conducir un vehículo de servicio público toda su vida. Su primero, por cierto, fue un Seat 1430.

Más de 40 años recorriendo carreteras, acumulando kilómetros, devorando neumáticos, reemplazando un coche tras otro. Amarillo sobre negro siempre, como caracteriza a los taxis del Área Metropolitana de Barcelona. ¿Alguien duda de dónde me viene la afición por conducir?

Un día le pregunté a Julián;

– Julián, ¿Cuántos kilómetros calculas que has hecho, en coche, en tu vida?

5 millones.

Me contestó sin pensárselo, como si recordara por donde había pasado en cada uno de ellos.

De mi abuelo aprendí todo lo que se puede saber sobre el motor de un Seat 600. Julián era un hombre de esos que no lo dudaban dos veces antes de abrir el capó del coche y resignarse a llevarlo a un taller. En los días en que algo del coche fallaba, era habitual ver la siguiente estampa: trapo hecho con los restos de alguna antigua camiseta de algodón manchada de grasa, destornillador, botella de agua y llegar hasta el foco del problema diciendo; “Era el manguito”.

Motor Seat 600 D
Motor Seat 600 D

Con esos momentos, en los que yo aprovechaba para sentarme en el asiento delantero de su coche y jugaba a girar el volante hasta que se bloqueara, aprendía el valor de las cosas, la satisfacción que produce ver y arreglar el problema, el trabajo minucioso, hábil y hecho a mano, tendría unos 9 años.

Doce años después, un 600 volvió a unir a nieto y abuelo en un panorama muy parecido. El trapo hecho con una camiseta de algodón vieja, seguía siendo útil, pero ahora las palabras que sonaban eran distintas: tapa del Delco, carburador…

Con un Seat 600 trabajado con mimo, entre abuelo y nieto, el valor sentimental del coche era ya incalculable.

logo_club600barcelona
Logo Club 600 Barcelona

Reconozco que me lo pensé mucho antes de decidirme a ingresar en un club que organizara concentraciones, reuniera a gente con gustos en común y le gustara hacer salidas con un 600. Recordé todos aquellos momentos vividos con mi abuelo. Todas aquellas tardes lavando el taxi, los días en los que aprendía a conducir callejeando por polígonos, al ritmo de “Tienes que conseguir el punto del embrague” y me decidí por el Club 600 Barcelona.

Un club para hacer honor a un mito

 

El Club 600 Barcelona nace casi al mismo tiempo que el propio Seat 600, en 1960. En 3 años los fundadores del club supieron ver, que lo que había nacido de la factoría Seat de Zona Franca un 27 de junio de 1957, iba a pasar a la historia. “Un club para hacer honor a un mito”,  debieron pensar.

Durante toda la década de los 60 hasta mediados de los 70, el Club 600 Barcelona fue referente de pruebas automovilísticas de notoriedad, como la popular Flor de Mayo, Rallye femenino de Montserrat, trofeo José Artés de Arco, Rallye de las cavas, el Rallye 600 con su apreciado trofeo Maite Trepat valorado en más de 80.000 pesetas, otorgado en memoria de la que fuera madrina del club e hija del por entonces jefe de la policía local en Barcelona D. Ramón Trepat Andreu.

Flota Seat 600 - Factoria Seat
Flota Seat 600 – Factoria Seat

El club, se vio contagiado por el enorme éxito y popularidad del 600. Los años en los que todos iban desde Barcelona a Extremadura en un 600 con la familia dieron fama y prestigio al club, que crecía al mismo ritmo que lo hacían las ventas del pequeño utilitario.

La decadencia llegó con el cese de producción del 600, hasta en eso tanto coche como club, fueron de la mano.

Progresivamente el coche fue perdiendo protagonismo, lo mismo que le pasó al club. Allá por los 80-90 el coche todavía no tenía el carisma de un coche clásico y la gente aún no le había sabido dar el reconocimiento de ser el coche que había conseguido motorizar a España.

Finalmente en 1988, club y coche, sucumbieron a la tecnología e interés que despertaban los nuevos modelos, más cómodos y avanzados, que iban apareciendo en el mercado y entraron en una fase de letargo e hibernación sabiendo que la semilla sembrada en el pasado en la población, tarde o temprano, germinaría.

josemanuel_olga_club_600_barcelona
José Manuel y Olga Club 600 Barcelona

Habían pasado 24 años, estábamos en el 2012, y el 600 era más que nunca el héroe que había sabido vencer a la historia y volver a estar presente en las carreteras y en las vidas de la gente. Fue entonces cuando aparecieron Olga y José Manuel, para coger la riendas de un club que había dormido durante tantos años y conseguir fusionar el buen hacer y la buena gestión del Club 600 de Badalona con el prestigio y la reputación que había tenido el Club 600 Barcelona. Desde ese momento, el club recuperó su denominación original y rescataron del olvido emblemas como fue su logo.

Hoy en día quien piensa en Seat 600 y en Barcelona, piensa en el Club 600 Barcelona. Más de 200 socios y numerosas instituciones, entre ellas la propia SEAT, respaldan la iniciativa que hace 55 años nació en paralelo con el que fue el ombligo de España* y que Olga y José Manuel rescataron del olvido en 2012. A ellos, a mi abuelo y a todos los socios del Club 600 Barcelona, va dedicado este post. Gracias a todos.

Club 600 Barcelona
www.club600barcelona.es

*llamado así popularmente al decirse que igual que todos tenían un ombligo, en los años 60 también todos tenían un 600.