BEGIN TYPING YOUR SEARCH ABOVE AND PRESS RETURN TO SEARCH. PRESS ESC TO CANCEL

De ruta en mi 600… y la aventura de Santa Maria de l’Estany

Sin duda este tiene que ser calificado como un viaje especial. Fue el primero que realicé. Fue el primero que de verdad me exigió a mi y al coche de un esfuerzo que supuso poner a prueba la idea de un proyecto; “De ruta en mi 600“.

Destino: Santa Maria de l’Estany.
Distancia: 53 km
Tiempo: 120 min
Interés: Monasterio de Santa Maria de l’Estany

El viaje, siempre por carretera secundaria, es una incursión al interior de Catalunya, para descubrir la comarca del Bages. El trayecto es muy apetecible para los amantes de paisajes basados en trayectos entre praderas y bosques húmedos de tonalidades verdes y marrones que dan paso a tonos amarillos, naranjas y rojizos, según van avanzando las estaciones, para finalmente perder cualquier rastro de hoja antes de las primeras nevadas. Sin Santa Maria de L’Estany merecerá la pena.

Seat 600D - Monasterio de Sta. Maria de LEstany
Seat 600D – Monasterio de Sta. Maria de l’Estany

El 600 parece que aguanta bien los constantes cambios de rasante y las ruedas se van agarrando bien al asfalto, caucho sobre alquitrán, no hay curva que lo desvíe de su rumbo.

La senda va dejando atrás a otras localidades como MoiaCastellterçol y Sant Feliu de Codines, antes de llegar a nuestro verdadero destino, sin duda una lastima no disponer de más tiempo.

Rozando las 2 horas de viaje, nuestro Seat 600 hace entrada en el casco antiguo del pueblo, donde el asfalto ha sido substituido por adoquines, que producen un compasado traqueteo conforme vamos pasando sobre ellos. Al ser festivo, las calles parecen estar a nuestra disposición. El pueblo tiene un toque característico repleto de casas de piedra que se asemeja al estilo del pirineo.  A sus faldas, justo antes de que las calles comiencen a desnivelarse y a subir montaña arriba, se levanta ante nosotros el objeto que veníamos persiguiendo, el Monasterio de Santa Maria de L’Estany.

La construcción data del siglo X, es de estilo románico, de nave única y cuenta con 3 ábsides. Con el paso del tiempo sufrió varias pero obligadas reformas, algunas a causa de revueltas, otras por causas naturales. Entre sus posesiones más valiosas está una imagen de la Virgen amamantando al niño que, numerosos abades, canónigos y clérigos a lo largo de la historia, han conseguido preservar y llevar, como si de máquina del tiempo fuera, hasta nuestros tiempos.

No tardará en anochecer, así que va siendo hora que mi 600 y yo, emprendamos el viaje de vuelta. Ante nosotros casi 2 horas de camino, suficiente tiempo para pensar e imaginar a donde me llevarán estos 27 CV.

Hasta pronto. 1,2,3…600.

Leave a comment

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked

16 + diecinueve =