BEGIN TYPING YOUR SEARCH ABOVE AND PRESS RETURN TO SEARCH. PRESS ESC TO CANCEL

De ruta en mi 600… y la aventura de los 500 de Cerdeña

Fue caer en mis manos la posibilidad de ir a visitar la isla de Cerdeña, que mi mente se puso rápidamente a hacer cábalas sobre el número exacto de Fiat 500 que acabaría inmortalizando con mi cámara de fotos.

¿Conoceis Cerdeña? Pues yo os presento la otra cara de la isla, la del Fiat 500.

“FINALMENTE IBA A IR A LA TIERRA QUE VIO NACER AL PADRE DE LOS SEAT 600”

Sobre la isla de Cerdeña

bandera_cerdeña
Bandera de Cerdeña, conocida como la de los 4 moros. Proviene de la Cruz de Alcoraz, 1281, Pedro III de Aragón.

La segunda isla más grande del Mediterráneo fue invadida por; civilizaciones prehistóricas, nuragos, fenicios, romanos, vándalos, godos, bizantinos, sarracenos, moros, bereberes, españoles, austriacos… Y no fue hasta 1861 cuando finalmente los italianos hicieron su entrada, para quedarse. Un gran ir y venir de culturas que dejaron sobre ella un gran legado lingüístico, literal, artístico y gastronómico.
Ante todo esto, aquí me veía yo, bajando por la escalinata del avión, en busca de la última gran herencia que perduraba en la isla, la automovilística, representada por el mítico Fiat 500.

Sobre el Fiat 500

Es el padre del mítico Seat 600 y a él le debemos un gran capítulo de nuestra historia más reciente. La aparición del Fiat 500 cambió la manera de plantearse las cosas a muchos de nuestros “abuelos”, la gente pudo desplazarse al pueblo vecino en busca de una nueva oportunidad laboral que no existía en sus inmediaciones, pudieron realizar sus primeras vacaciones, al mar o a la montaña. En definitiva, nos abrió las fronteras de la imaginación, y nos ofreció un gran catálogo de posibilidades nunca antes planteadas.

fiat_500_años_50
Desfile promocional de Fiat 500.

El Fiat 500 ve la luz por primera vez en 1936, como parte de una exigencia de Benito Musolini, en su intento de motorizar el país. Lo mismo pasaría en España con Franco y el Seat 600 o en Alemania con Hitler y el popular Volkswagen Escarabajo.

En 1955 se pone a la venta, el Fiat 500 tal y como nosotros lo conocemos. Una unidad con motor de 4 tiempos gasolina y mecánica de 2 cilindros refrigerada por aire con 479 cc de cilindrada y 13cv de potencia. En total, una velocidad punta de 85 km/h por un valor de 490.000 liras, 253.00 €.

 

A la caza del Fiat 500 y los encantos de Cerdeña

Contextualizados, nada más salir del aeropuerto, me había imaginado una isla repleta de gente desplazándose en Fiat 500 a todas partes, como si cada sardo tuviese que tener uno aparcado en la puerta de casa, pero nada más lejos de la realidad, conforme me adentraba por carreteras secundarias y entornos rurales, menos expectativas tenía de cruzarme con uno.

Las horas iban pasando, la aguja de la gasolina bajando y yo sin ver ni uno de los Fiat 500 que tanto buscaba. No fue hasta mi llegada al Alguer, una mediana

urbe con profundas raíces catalanas, cuando se dejó ver lo que parecía la parte trasera de uno, torciendo una esquina. Como era de esperar, ese momento abrió la

Típica estampa por las calles de Cerdeña.
Típica estampa por las calles de Cerdeña.

lata y dio paso a unos magníficos días en la isla de Cerdeña, a la que yo describiría como un lugar para ir a disfrutar, en verano, de sus playas y de algún que otro rincón, como Alguer o Castelsardo, y continuar persiguiendo y encontrando a cada nueva esquina, con una de esas viejas glorias que nunca morirán.

Leave a comment

Please be polite. We appreciate that. Your email address will not be published and required fields are marked

3 × 3 =